Patrimonio arquitectónico

Castillo de Castellote

Castillo templario de Castellote

El Castillo de Castellote se localiza de forma estratégica sobre un abrupto escarpe rocoso que domina el conjunto de la población. Este emplazamiento hizo que, desde su construcción la fortaleza haya sido objeto de disputa en todas las guerras que han tenido como escenario de batalla el Maestrazgo, desde la Reconquista hasta las Guerras Carlistas.

Pese a la importancia que tuvo en el pasado, tan solo conservan restos de la sala capitular, la torre del homenaje –de casi 12 metros de ancho-, algunos aljibes y unos pocos tramos de sus muros originales.

La topografía del terreno provoca que su planta sea irregular, contando en origen con cuatro recintos amurallados y un puente levadizo, lo que da idea de la entidad de la fortaleza, que se estima pudo alcanzar los 130 metros en su eje mayor y una anchura que en el punto máximo rondaba los 50.

Iglesia Parroquial de San Miguel

Iglesia de San Miguel en CastelloteTemplo de la primera mitad del siglo XV, está compuesto por una sola nave de tres tramos con capillas laterales entre los contrafuertes y construida en sillería. En 1936 un incendio acabó con la cubierta original, rehaciéndose con bóvedas de medio cañón. A pesar de que no cuenta con campanario, su aspecto exterior resulta monumental, sobresaliendo por su volumen y posición elevada sobre los tejados de la localidad.

Del exterior destaca su portada, compuesta por una sobria decoración de estilo gótico levantino entre la que encontramos representaciones de dragones, leones y sirenas, en clara referencia al gusto de la época por recuperar la iconografía propia del arte románico. Como en el caso de otras fachadas góticas, sobre la portada de la de Castellote también encontramos un rosetón de proporciones considerables.

Ermita de la Virgen del Agua

Ermita de la Virgen del AguaErmita urbana, localizada en una céntrica plaza de la localidad, se trata de un templo construido en el siglo XVII, de planta irregular, como consecuencia de que el templo original fue ampliado una vez iniciada su construcción. Cuenta con dos naves de un solo tramo cubiertas por bóvedas de arista, más un crucero revestido por cúpula sobre pechinas. Del exterior destaca su portada -enmarcada por dos columnas torsas-, y la torre, situada en la cabecera.

Ermita del Llovedor

Tanto por su arquitectura como por el bello paraje en el que se enclava, la visita a la ermita del Llovedor resulta más que recomendable. Situada en la cara norte de la misma pared rocosa en la que se asienta el castillo, es una obra del siglo XVIII, de nave única cubierta por techo plano. Tanto el presbiterio como la sacristía aprovechan una hendidura de la roca para adentrarse ligeramente en el seno de la montaña.

Torreón templario

Desde este torreón se podían controlar las avanzadillas de musulmanes que llegaban por el río Guadalope. Es un edificio muy interesante porque mantiene muchos componentes arquitectónicos que caracterizan ambas funciones (apoyo a la defensa del castillo y más recientemente, cárcel) El edificio fue rehabilitado e inaugurado en el año 2007 y ahora alberga un centro de interpretación de la Orden del Temple que nos sumerge en el pasado histórico de la villa templaria de Castellote. En el Torreón encontraremos una musealización amena y ágil que nos ayudará a entender la importancia de la Orden del Temple y de su legado hasta nuestros días.

Horario de atención al público: de 10h a 14h y de 16h a 19h

Domingos tarde, lunes y miércoles mañana, cerrado.

Contacto:

Teléfono para concertar visitas: 676-17-44-00
email: torreontemplario@aytocastellote.com
Mas información: www.torreontemplario.com

Lavadero

LavaderoEn la parte alta de la localidad, en la calle de la Fuente se sitúa el lavadero, probablemente de origen medieval y rehabilitado recientemente, donde todavía se puede ver gente llevando sus ropas a lavar. El recinto cuenta con una fuente bajo arco de medio punto construido con piedra sillar, de la que mana abundante agua.

Acueducto de Las Lomas. Puente del Gigante

Conocido en Castellote popularmente como “Puente del Gigante”, “Puerta del Gigante” o “Acueducto de las Lomas”, este acueducto sirvió para canalizar las aguas que abastecían la Villa. Desde el castillo se divisan los once arcos de mampostería que se utilizan para salvar el tramo de mayor desnivel. Diez de los tramos se apoyan sobre pilastras adosadas a una pared rocosa prácticamente vertical. El último arco, al cual llaman el “Puente del Gigante”, forma un puente en el aire con una altura de 14 metros que fue restaurado en el siglo XIX según la fecha que aparece en el sillar central. El Gobierno de Aragón en el año 2010 acometió una reforma integral de dicha construcción. Los arcos se apoyan sobre pilares de diferente altura obligados a adaptarse a un terreno bastante irregular.

Ermita de San Macario

Ermita de San MacarioEs una construcción del siglo XVIII (1718) de una sola nave de un tramo y crucero cubierto con cúpula que apoya en cuatro columnas exentas. Destaca el atrio en la fachada delantera abierto a la calle a través de arcos de medio punto sobre columnas, de los cuales el central tiene mayor altura. En torno al 23 de enero se celebra en Castellote la fiesta de San Macario encendiendo una hoguera la víspera en la plaza del Caballón. Se asa carne y se bebe vino amenizando el rato con la música de los dulzaineros. Los mayorales de San Macario se encargarán de repartir mistela, magdalenas y pan bendito, entre los vecinos, en la puerta de la ermita al acabar la misa.

Lonja del Ayuntamiento

El edificio del Ayuntamiento de origen gótico está situado sobre una lonja de arquerías de sillería dentro del recinto amurallado de la población. La fachada en arco de medio punto construido en ladrillo con dos ventanas adinteladas en el piso superior se construiría posteriormente. El terreno en cuesta de la población y las calles estrechas obligan a una especial configuración del espacio que convierte a este ayuntamiento en un caso aislado dentro de los ayuntamientos de la comarca del Maestrazgo

Abrevadero

Junto al Ayuntamiento se halla el abrevadero, llamado comunmente el “cañón”. Esta edificación presenta una interesante decoración escultórica medieval apodada “la dama de la sargantana”. Situada junto al ayuntamiento está formada por un pórtico que apoya en los restos de la antigua muralla. En uno de sus muros tiene empotradas varias tallas con forma de cabeza humana y una imagen orante. No sabemos si dichas piezas escultóricas fueron reutilizadas de otra construcción anterior.

Casa Gordiano

Es un edificio de grandes dimensiones construido en el siglo XVI. Su fachada típica del renacimiento aragonés se compone de una portada adovelada en arco de medio punto con un piso superior de vanos adintelados y la típica galería aragonesa bajo un doble alero de madera. Sin embargo la planta baja y el primer piso han sido muy transformados. Es una fachada encalada, lo que nos acerca bastante a su aspecto original.

Casa de los Plana

La casa Plana (o de los Plana) fue construida en el siglo XVI como las colindantes y fue reformada siglos despues constituyendo es un buen ejemplo de arquitectura civil en el medio rural del XIX. Es un grandioso edificio de tres plantas con portada adintelada y amplios balcones. El ático se abre al exterior a través de una serie de vanos rectangulares. La fachada está decorada con coloridos estucos bajo un alero de madera.

Casa de las Pepetas

Del interior de la casa de las Pepetas destaca una monumental escalera cubierta con una cúpula decorada con símbolos de las cuatro estaciones. Antiguamente ésta era la casa Plana y aún conserva el escudo familiar en el interior.

Casa de Don José

Al igual que la Casa de las Pepetas que se sitúa frente a la fachada principal, la casa de Don José fue profundamente reformada a principios del XIX en estilo neoclásico. También, como en Casa Plana tiene una escalera monumental, cubierta con cúpula decorada con figuras bíblicas y simbólicas. El edificio es de tres plantas. En la tercera unos vanos con forma de óculos sustituyen a la típica galería de los palacios aragoneses. Las dos fachadas de la casa abren sus portadas en arco de medio punto y decoran los amplios balcones con rejería perteneciente a la reforma del XIX. Estos balcones se sostienen sobre unas molduras muy salientes adoptando en uno de ellos una graciosa forma circular. Finalmente en la esquina podemos ver un reloj de sol todavía en uso.


Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar